Lavadora por Ultrasonido

Martes, 19 Agosto   

La tecnología de lavado por ultrasonido tiene una multiplicidad de aplicaciones, resultando imprescindible en todo proceso de limpieza donde se necesita rapidez, profundidad de lavado, no rayar las superficies a limpiar, economizar liquido limpiador, actuar en todo tipo de cavidades y eliminar el trabajo manual.

El mecanismo de limpieza ultrasónico es un efecto creado por la acción de ondas acústicas de alta frecuencia introducidas en el líquido de limpieza, que producen una intensa agitación mecánica de carácter microscópico, combinada con una acentuación de la actividad química.

Cuando las mencionadas ondas acústicas se aplican a un líquido con alta intensidad, el resultado son zonas de alta y baja presión. Durante el periodo de baja presión se crean pequeñas burbujas por la evaporación del líquido en la periferia de la misma. Cuando se inicia el periodo de compresión, estas burbujas al convertirse en líquido nuevamente, generan un impacto local debido a la implosión.

Al producirse esto en la superficie de la pieza a limpiar, que es inelástica, es como si actuara un micro cepillo.

La suma de estos pequeños impactos se llama en la física fluidos de cavitación, dando un efecto de “cepillar la pieza” uniformemente. Como este fenómeno se produce en todo el líquido, este efecto de microcepillado se da en todas las partes visibles y ocultas de las piezas sumergidas.

Como liquido limpiador se utiliza agua con el agregado de distintos productos químicos, dependiendo del material de la pieza y lo que se pretende limpiar de la misma.


Tags: ,